Está en: segoviayprovincia.com / BRIEVA / Historia
   
BRIEVA - Historia

Brieva mantiene este mismo nombre desde el siglo XIII. Etimologicamente surge del vocablo latino "brevia", que significa vado. Se cree que fué el nombre que le dieron sus primitivos repobladores llegados de la comarca riojana de la Sierra de Cameros donde existe una locaclidad con este nombre.

El turismo rural y la proximidad a la capital mantienen la vida cotidiana de este pequeño pueblo, situado en un alto en el que confluyen la meseta segoviana, el piedemonte serrano y el escarpado valle que forma el río Pirón en sus primeros tramos.

Gracias a acoger actividades hosteleras y esa cercanía a Segovia mantiene una estabilidad demográfica que no han evitado que en algunas ocasiones haya sufrido dificultades para que existieran candidatos a dirigir el pueblo a través de su Alcaldía, según reconocía el regidor que había en 1998.

El casco urbano supera los 1.000 metros de altitud y se encuentra a la izquierda, junto a la carretera que va de Torrecaballeros a Santo Domingo de Pirón. Sus viviendas son casi todas de antigua construcción y predomina en ellas la piedra.

Todo el pueblo se encuentra en una superficie prácticamente llana, como ocurre con el resto del término salvo la bajada que conduce hacia el río Pirón.

La localidad ha padecido en los últimos años algunos problemas de abastecimiento de agua en verano. En cualquier caso, en este pueblo moría un arroyo que nacía en la zona de Torrecaballeros. La mayoría de las casas, contaban sin embargo hace un siglo y medio con sus propios pozos. También existían tres fuentes: la del Lugar; otra llamada de Adrado, con un color cárdeno, que tenía la particularidad de abrir el apetito; y la del Charcón, que se encontraba en una zona de prados.

En la zona, a 1.400 metros al suroeste existía un despoblado que se llamaba Adradilla y que permaneció hasta comienzos del siglo XIX. Por estos lugares se accedía a Turégano, que contaba con gran actividad. Hoy, los vecinos de Brieva se mueven fundamentalmente hacia Segovia.

Tiene una iglesia dedicada a Santiago Apóstol. Es un sobrio edificio que conserva de su época románica su ábside semicircular. Dentro acoge un retablo mayor barroco de tipo de hornacina y una cruz procesional realizada en 1639 por el platero segoviano Sebastián de Paredes. La iglesia se encuentra junto a la plaza, adornada por una cruz realizada en piedra.

A las afueras existe otro pequeño y sencillo templo que se conoce como ermita de las Cinco Llagas, hoy completamente restaurado e integrado en el cementerio municipal.

Dentro del término municipal, a 1.400 metros al suroeste, hay un despoblado llamado Adradilla, que permaneció habitado hasta comienzos del siglo XIX. Es esta zona se han encontrado yacimientos arqueológicos, aún sin excavar.

Además de venerar al patrón de España, Brieva celebra sus fiestas locales en junio, San Juan, y en octubre, en honor a San Frutos, si bien, se han cambiado estas celebraciones en alguna ocasión.

El visitante no puede pasar por alto el patrimonio etnográfico de esta bonita localidad.


 
Diseño: Globales Internet