Está en: segoviayprovincia.com / MONTEJO DE LA VEGA DE LA SERREZUELA / Historia
   
MONTEJO DE LA VEGA DE LA SERREZUELA - Historia

Montejo de la Vega de la Serrezuela tiene una historia tan larga como su nombre. Los arqueólogos han hallado en uno de los cerros que circundan al pueblo un yacimiento neolítico, de carácter habitacional. No es el único ejemplo de ocupación prehistórica en estos pagos, porque durante la Primera Edad del Hierro (850-550/ 500 a.C.) un grupo humano se estableció en un lugar cercano denominado "La Altipared", donde el asentamiento pervivió hasta la Segunda Edad del Hierro. Y de época prerromana también hay indicios en Montejo, en el paraje llamado Las Torres.
Aunque la primera repoblación de esta zona por parte de los cristianos pudo iniciarse después de la ocupación de la línea del Duero en 912, los asentamientos al sur del río Duero no lograron superar las terribles campañas que Almanzor realizó en las últimas décadas del siglo X. Sin embargo, Montejo fue recuperada poco después por el conde Sancho García, en el año 1011. Tras su efectiva repoblación, Montejo se convirtió en cabeza de una Comunidad de Villa y Tierra, a la que pertenecieron hasta avanzado el siglo XIX nueve aldeas que todavía perviven, de las que cinco pertenecen a la provincia de Segovia (Honrubia de la Cuesta, Pradales, Valdevacas de Montejo, Villalvilla de Montejo y Villaverde de Montejo) y cuatro a la de Burgos (Fuentelcésped, Milagros, Pardilla y Santa Cruz de la Salceda).
Al igual que ha sucedido en numerosos pueblos segovianos a lo largo del siglo XX, Montejo ha visto reducida drásticamente su población a causa de la emigración, pero la reciente declaración de las Hoces del río Riaza como parque natural "por su singularidad geomorfológica y botánica y su excepcional riqueza aviar", ha hecho revivir al pueblo, que ve ahora en el turismo una fuente de ingresos que permitirá la subsistencia econmómica de los lugareños. Desde el año 2004, Montejo cuenta con una "Casa del Parque", un edificio de nueva construcción en el que se facilita a los turistas información sobre este nuevo espacio natural protegido. Aunque la especie más emblemática de la zona es el buitre leonado, en el catálogo de Vertebrados de las Hoces de Riaza se cita la presencia de 313 especies ( 11 de peces, 11 de anfibios, 15 de reptiles, 231 de aves, y 45 de mamíferos). Con el objetivo de proteger esta riqueza faunística, Félix Rodríquez de la Fuente, promovió, en 1974, la creación de un Refugio de Rapaces, en el que participó el pueblo de Montejo y WWF/Adena.
Por lo que respecta a la riqueza arquitectónica de la comarca, merece la pena visitar la ermita románica de Casuar, actualmente en ruinas. En el casco urbano de Montejo hay una iglesia de moderna construcción, dedicada a San Andrés, y una ermita, Nuestra Señora del Val, que se encuentra en lo alto de un cerro horadado por bodegas. Porque no hay que olvidar que uno de los cultivos tradicionales es la vid, cuya producción goza de la Denominaciónd e Origen "Ribero de Duero". En cuanto a las fiestas, Montejo celebra, con gran alboroto, las de San Blas, el primer fin de semana de febrero, y las de Nuestra Señora del Val y San Marcos, a finales de abril. Por si fuera poco, en agosto tiene lugar otra función, dirigida principalmente a los veraneantes.


 
Diseño: Globales Internet