Está en: segoviayprovincia.com / Provincia
   
PROVINCIA - Provincia
Situada al norte de la gran cordillera que divide en dos la meseta central de la península Ibérica, Segovia es una de las nueve provincias que forman la Comunidad de Castilla y León. Ocupa una superficie de 6.949 kilómetros cuadrados que se reparten en forma desigual y con una diferencia de altitud próxima a los 2.000 metros, sierras, planicies y valles.

El accidente más notable del relieve segoviano es el formidable dorsal montañoso, viejo de 1.200 millones de años y largo de 150 kilómetros que, con las alturas de las sierras de Ayllón y Somosierra, Montes Carpetanos, Guadarrama, Mujer Muerta y Malagón, cierra en azul de lejanías todo su borde sudoriental. Más al norte hay un segundo sistema montañoso, paralelo y satélite del anterior, que va de Santa María de Nieva a Montejo de la Vega, sin continuidad e insinuándose sólo intermitentemente, a lo largo de 100 kilómetros, en las crestas de Bernardos, en el macizo de Fuentidueña y, ya en la parte más oriental, en las Serrezuelas, sus mayores alturas.

Al pie de la montaña y ocupando la mayor parte del territorio se extiende una inmensa planicie de 900 metros de altitud media en la que la mirada se pierde en un horizonte sin límites aunque no monótono, por la variedad que imprimen al gran páramo las rocas que lo constituyen, rojas arcillas, amarillentas calizas y blancos arenales.

El último escalón está constituido por los valles, generalmente estrechos mientras los ríos discurren por suelos compactos y más anchos allí donde predominan otros más sueltos y fáciles de erosionar, que permiten a las corrientes de agua divagar por una llanura aluvial en las que forman hermosas vegas los ríos Voltoya, Moros, Eresma, Pirón, Cega, Duratón y Riaza, que nacen en las alturas serranas y que recorren la provincia en su discurrir en busca del Duero.

La diferencia de altitud entre las distintas formas de relieve descritas es el factor que explica las variedades climáticas de la provincia que, por su situación geográfica, está sujeta a unas constantes propias del clima continental si atendemos a las temperaturas, inviernos fríos y veranos calurosos, y del clima mediterráneo por su régimen de lluvias, muy irregulares y con máximos de precipitaciones en primavera y otoño, un esquema del que queda fuera la Sierra, con precipitaciones más abundantes y, generalmente, en forma de nieve.

**************


Sobre este espacio, en el que los restos arqueológicos y obras de arte rupestre atestiguan la presencia humana desde el Paleolítico Superior, a finales del siglo XI se formaron las Comunidades de Tierra en torno a Montejo, Maderuelo, Ayllón, Fresno, Fuentidueña, Sepúlveda, Cuellar, Pedraza, Coca y Segovia, germen de la diócesis de Segovia y, con el tiempo, de la provincia de igual nombre, que recibió su configuración definitiva con la reforma provincial efectuada por los gobiernos liberales en el siglo XIX.

En ella viven hoy más de 150.000 personas trabajadoras, imaginativas, cultas, serias aunque amigas de la fiesta y agrupadas en cinco partidos judiciales con sede en Sepúlveda, Cuellar, Santa María la Real de Nieva, Riaza y Segovia, y en 209 municipios, aunque el número de localidades habitadas es mayor dado el tipo de poblamiento disperso que prdomina en algunas zonas.

Diseño: Globales Internet